Iradia El arte de la mirada
PIDE CITA

Entropión

Entropion
Dra. Lucía Payá Serratosa

La cirugía palpebral puede utilizarse con fines estéticos o reconstructivos. Entre nuestros pacientes de blefaroplastia en Valencia se encuentran muchos que acuden para solucionar un problema que afecta a su salud ocular o a su calidad de vida. Vamos a contarte más sobre el entropión y cómo nuestro equipo oftalmólogo de Valencia acostumbra a dar una solución definitiva a este problema.

 

¿En qué consiste y cómo se forma un entropión?

El entropión es un trastorno que consiste en el giro hacia dentro de un párpado, de manera que las pestañas rozan con la superficie externa del ojo, causando molestias y daños. Puede ser temporal, debido a una fuerte inflamación en la zona, o permanente. Además, hay pacientes que presentan el entropión en cualquier posición de los párpados, mientras a otros les aparece al realizar ciertos movimientos, generalmente al cerrar los ojos.

Cuando el entropión es permanente, aunque las lágrimas artificiales pueden aliviar los síntomas, la solución definitiva es realizar una cirugía de párpados.

No es posible prevenir el entropión, pues tampoco podemos prevenir quemaduras en la zona periocular o ciertas infecciones. En algunos casos, el problema no se encuentra en el párpado, sino en los tejidos adyacentes, y puede estar causado por cirugías estéticas en la zona que no han cicatrizado debidamente. Aprovechamos para recordar la importancia de ponerse en manos de profesionales cualificados y de realizar un seguimiento tras cada cirugía estética, por sencilla que parezca.

 

Síntomas de entropión

Si aluna vez se te ha introducido una pestaña en el ojo, estando adherida al párpado, puedes hacerte una ligera idea de lo que sienten los pacientes con entropión.

  • Lagrimeo como consecuencia de la irritación.
  • El ojo afectado suele estar enrojecido.
  • Dolor o, al menos, sensación continua de cuerpo extraño.
  • Sensibilidad a la luz y al viento.
  • Tendencia a sufrir infecciones como la conjuntivitis o, cuando no hay un buen control del trastorno, incluso úlceras corneales.
  • Formación de legañas, mucosidad o costras en los párpados.

 

Soluciones quirúrgicas

Las lágrimas artificiales y el uso de lentes de contacto blandas pueden servir para aliviar las molestias en los casos de entropión transitorios, a veces acompañados del uso de un antibiótico, aunque no lograrán devolverle al ojo su expresión natural hasta la recuperación completa tras la inflamación. Para los demás casos, a la larga, estos métodos conservadores no hacen más que mantener al paciente con unas molestias evitables, y la solución definitiva viene de la mano de la cirugía.

Dado que el entropión se presenta de diferentes formas, no existe una única cirugía correctora. Nuestros especialistas examinarán tus párpados para evaluar cómo realizas los movimientos oculares y de los párpados.

Dependiendo de si la causa del entropión se encuentra en los músculos que controlan los párpados, en una laxitud de la piel o en una cicatriz, optaremos o no por cirugía que mejore la posición de dichos músculos, además de las medidas correctoras en la piel del párpado de la zona afectada.

Lo más habitual es que la musculatura se encuentre bien y no precise de cirugía, de manera que podemos devolver el párpado a su posición correcta con la ayuda de unas suturas que voltean el párpado de la manera que nos interesa. El propio tejido cicatricial de la cirugía ayuda a mantener el párpado en la posición correcta al retirar los puntos de sutura, aunque hay pacientes que deben repetir el procedimiento pasados unos años.

En otros casos, utilizaremos una especie de cinta con efecto tensor en la piel, o procederemos a eliminar tejido sobrante si fuera necesario.

Estas cirugías de párpados se suelen realizar con anestesia local y sedación. De manera que no requieren que el paciente se quede ingresado. El post operatorio no es doloroso, pero si que va a ser importante que el paciente siga unas pautas determinadas: colirio antiinflamatorio, curas de la herida con Betadine o similar, y fotoprotección solar para evitar que la piel se pigmente por la acción de los rayos UV.

 

 

A modo de resumen, el entropión es un problema que afecta al párpado de manera temporal o permanente. Los pacientes que lo sufren presentan una modificación en la expresión natural de sus ojos, aunque lo más molesto son los síntomas causados por el roce de las pestañas con el globo ocular. Los tratamientos sintomáticos que ayudan cuando el problema se debe a una inflamación pasajera no suelen servir más que para aguantar el tiempo necesario hasta poder someterse a una cirugía definitiva, porque no consiguen eliminar las molestias ni el riesgo para los ojos a largo plazo.

La cirugía para tratar un caso de entropión no es siempre la misma, como tampoco hay una causa única para este trastorno. Sin embargo, muchas veces es posible utilizar procedimientos de cirugía estética con fines reparadores en pacientes con entropión. Esto significa cirugías poco invasivas, ambulatorias, realizadas bajo anestesia local y sedación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de interés: