Iradia El arte de la mirada
PIDE CITA

Ectropión

Ectropión
Dra. Lucía Payá Serratosa

El ectropión es una patología frecuente en la población en general, sobre todo entre personas de edad avanzada. Cuando es mínimo y no causa molestias, se puede solucionar con tratamiento médico.

Sin embargo, la mayoría de los ectropiones son evolutivos y pueden llegan a afectar a la salud ocular. En estos casos, el único tratamiento efectivo es la cirugía.

 

¿Qué es el ectropión?

Un ectropión es una malposición palpebral, es decir, una patología que consiste en que uno o ambos párpados se pliegan de manera incorrecta, en este caso hacia fuera. La apariencia de un ojo con ectropión nos recuerda a cómo nos vemos cuando estiramos la piel de la zona de las ojeras hacia abajo.

El diagnóstico del ectropión suele ser sencillo, incluso el mismo paciente lo nota al mirarse al espejo, antes de que avance y cause molestias que suelen ser las que le llevan a nuestros pacientes a nuestra clínica. Algunos pacientes no esperan tanto y acuden a nosotros para ver cómo se pueden tratar porque el defecto estético asociado les parece relevante.

En las etapas iniciales, el ectropión produce lagrimeo porque la malposición del párpado inferior revierte el punto lagrimal de ese ojo hacia fuera, de manera que deja de estar en contacto directo con la superficie externa del globo ocular, imposibilitando así realizar la función de drenaje de la lagrima hacia la nariz.

En fases avanzadas, al lagrimeo se le suman otras molestias, como enrojecimiento ocular, molestias constantes, sensación de cuerpo extraño o secreciones abundantes.

 

Tipos y síntomas

Nuestro oftalmólogo en Valencia nos explica cómo los casos de ectropión se suelen clasificar atendiendo a su origen o causa, para saber si puede haber un avance rápido de la patología o no.

  • Ectropión involutivo o senil. En la mayoría de los pacientes, aparece como consecuencia de un descolgamiento de la piel debido a la edad o de la pérdida de firmeza de los músculos que rodean los ojos. Suele afectar a ambos párpados.
  • Ectropión paralítico. Son menos frecuentes los casos en los que el origen es una parálisis de músculos faciales que afecten a la zona de uno o ambos párpados inferiores.
  • Ectropión transitorio. Puede aparecer mientras se lleva a cabo un proceso de cicatrización natural o como consecuencia de una inflamación. En estos casos, como es evidente, se procede primero a un tratamiento no invasivo, a la espera de una posible resolución. Una vez terminado el proceso de cicatrización natural, puede suceder que quede tejido de la cicatriz que tire del párpado hacia afuera y cause un ectropión cicatricial.

 

Los casos menos comunes de ectropiones son los relacionados con alguna malformación congénita.

 

Tratamiento ectropión

Cuando un paciente comienza a tener un ectropión senil o involutivo, solemos fijarnos en sus síntomas para determinar cuándo es conveniente operar. Algo parecido sucede con los casos en los que hay una parálisis facial. Sin embargo, si el problema es fruto de una inflamación pasajera o un traumatismo, solemos prescribir un tratamiento para aliviar las molestias, y esperamos a ver como evoluciona el proceso.

Cuando el problema es permanente y afecta a la calidad de vida o a la salud ocular del paciente, la solución más sencilla es una cirugía palpebral específica, que se realiza de manera ambulatoria y con anestesia local. El paciente puede estar sedado o no, dependiendo de su tolerancia al estrés. Si eres una persona nerviosa o crees que puedes sentir cierta impresión, coméntaselo a tu cirujano para que estudie si para ti es suficiente con la sedación consciente.

Sobre la operación para corregir el ectropión, hemos de comentarte que no existe solo una, sino varias, dependiendo de las características particulares del párpado del paciente y del estado de los tejidos perioculares. Por eso es importante elegir un buen profesional, capaz de determinar antes de entrar a quirófano cuál es la forma de corrección quirúrgica que ofrecerá mejores resultados, sin alterar la forma natural de la mirada del paciente.

Cuando, además de corregir un caso de ectropión, deseas elevar la mirada o cambiar algo, necesitarás dos cirugías diferenciadas, aunque se suelen poder realizar en una misma sesión de quirófano.

Si necesitas someterte a una blefaroplastia en Valencia, o corregir un problema de malposición palpebral, puedes ponerte en contacto con nosotros.

 

 

A modo de resumen, recordamos que el ectropión es una malposición palpebral que afecta a mucha gente de avanzada edad. Su diagnóstico es sencillo porque se detecta en una exploración visual. Los síntomas pueden ir desde un ligero lagrimeo hasta molestias recurrentes en el ojo del párpado afectado del tipo enrojecimiento, irritación, incluso en algunos casos más avanzados pueden aparecer úlceras corneales. Por este motivo, es fundamental su correcto diagnóstico y posterior tratamiento.

Tanto si el ectropión es solo una molestia estética como si afecta a calidad de vida del paciente, salvo en casos en los que pueda ser pasajero por un traumatismo, lo mejor es recurrir a una cirugía palpebral ambulatoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de interés: