Iradia El arte de la mirada
PIDE CITA

Complicaciones de una blefaroplastia

Dra. Lucía Payá Serratosa

La blefaroplastia o cirugía de párpados es una intervención cada vez más demandada para devolver la juventud y expresividad a la mirada. Consiste en eliminar el exceso de piel y tejido muscular y las bolsas bajo los ojos. Aunque es un procedimiento seguro y eficaz, puede conllevar algunos riesgos que es importante conocer antes de someterse al tratamiento. Te explicamos las complicaciones que pueden surgir ante esta intervención y cómo prevenirlas.

 

Complicaciones de la cirugía de párpados

La blefaroplastia es una intervención de bajo riesgo que se realiza bajo sedación y anestesia local. La operación suele durar en torno a la hora y media si se tratan los párpados superiores e inferiores y algo más si se complementa con otros tratamientos como el lipofilling. Las complicaciones no son habituales y en pocas horas el paciente recibe el alta. Las posibles molestias postoperatorias son por lo general transitorias y desaparecen en pocos días.

 

  1. Hinchazón y hematomas: En el postoperatorio es completamente normal que se produzcan secuelas temporales. Las más habituales son la hinchazón de la zona periocular o la aparición de hematomas. Estos efectos secundarios desaparecen en pocos días y se alivian aplicando frío en la zona y durmiendo con la cabeza elevada con ayuda de un par de almohadas o cojines.
  2. Lagrimeo o sequedad ocular: Algunos pacientes refieren un lagrimeo excesivo tras la intervención que aparece en los días posteriores a la cirugía. Por el contrario, otras personas pueden sufrir sequedad ocular, sobre todo si ya existía este problema previamente. En este caso se prescriben colirios o lágrimas artificiales.
  3. Hipersensibilidad: Durante los días posteriores a la blefaroplastia se puede experimentar una sensibilidad mayor a la luz. Las molestias remiten en pocos días y es aconsejable proteger tus ojos con gafas de sol.
  4. Problemas de visión transitorios: La visión borrosa o visión doble son efectos que pueden aparecer en los primeros días y durar unas 24 o 48 horas. No es un problema frecuente y la causa puede estar en la aparición de pequeños edemas o hemorragias intraoculares que desaparecen en poco tiempo.
  5. Hemorragias: Son muy infrecuentes y, cuando ocurre, suelen aparecer en el párpado inferior. Nuestros especialistas realizan una exhaustiva historia de cada paciente para valorar y evitar los riesgos de hemorragias. Ciertos medicamentos o problemas de coagulación pueden aumentar la probabilidad de sufrirlas.
  6. Entumecimiento: La sensación de entumecimiento al mover los párpados es un efecto secundario que aparece en algunas ocasiones y que suele remitir de forma espontánea en unas semanas.
  7. Infecciones: Es muy poco probable sufrir una infección, ya que la intervención se realiza en un ambiente estéril. La correcta higiene y cuidados postoperatorios son fundamentales para no infectar el ojo. El tipo de infección más habitual tras una blefaroplastia es la conjuntivitis.
  8. Cicatrices: La pericia de nuestra cirujana hace que las cicatrices sean casi imperceptibles. En las primeras semanas, tendrán una coloración algo más perceptible, pero esto es completamente normal y transitorio. En ocasiones, aunque no es lo normal, pueden aparecer algunos problemas de cicatrización como granulomas o pequeños quistes denominados miliums. Ambas complicaciones tienen un tratamiento sencillo.
  9. Complicaciones palpebrales: A pesar de que son muy poco frecuentes, algunos pacientes pueden tener dificultades para cerrar los ojos completamente o sentir tirantez al cerrarlos. Este tipo de situaciones aparecen cuando se retira demasiada piel de los párpados o por problemas de cicatrización. La complicación más rara es el ectropión, una separación entre el globo ocular y el párpado que requiere de una operación posterior.

 

Cómo evitar las complicaciones tras una blefaroplastia

Lo más probable es que no sufras ninguna complicación más allá de las molestias típicas de un postoperatorio. Pero te damos algunos consejos para minimizar riesgos tras la intervención.

  1. No uses lentillas: El especialista te recomendará cuándo puedes volver a ponerte lentes de contacto. Pero no es aconsejable hacerlo hasta que pasen al menos tres semanas desde la operación. Sí que puedes llevar gafas.
  2. No te maquilles: El maquillaje aumenta el riesgo de infección. No maquilles tus ojos en tres semanas.
  3. No fumes: Está demostrado que fumar aumenta el tiempo de recuperación tras una operación, además del riesgo de sufrir infecciones y otras complicaciones.
  4. No hagas grandes esfuerzos físicos: Hasta pasadas tres semanas es mejor olvidarse del ejercicio físico intenso y de realizar esfuerzos físicos como cargar peso.
  5. Reduce la hinchazón: Aplica compresas frías con suero salino y duerme con la cabeza elevada.
  6. Conoce las señales de alarma: Ante cualquier preocupación, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Es recomendable que avises a tu médico si tienes fiebre, náuseas o las suturas empiezan a enrojecer más o a separarse.

 

La blefaroplastia es una cirugía de párpado con muy bajo riesgo y pocas complicaciones. En Clínica Iradia nos ponemos a tu disposición para solventar todas tus dudas y acompañarte durante todo el proceso, desde la primera consulta al postoperatorio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de interés: