Iradia El arte de la mirada
PIDE CITA

¿Cómo sé que necesito una cirugía de párpados?

Blefaroplastia con cirugía
Dra. Lucía Payá Serratosa

La cirugía palpebral, o cirugía de párpados, es la intervención quirúrgica con la que consigues eliminar el exceso de piel o la grasa de los párpados. Su finalidad es devolver los párpados a su posición natural para recuperar el campo de visión y rejuvenecer la zona periocular.  Pero ¿sabes cuándo es necesario someterse a una blefaroplastia de este tipo?

 

Síntomas de los párpados caídos

Las principales señales que llevan a una intervención de este tipo son variadas y aparecen de manera simultánea. Los más comunes son:

  • Menor campo de visión por la caída de los párpados.
  • Levantar la cabeza en exceso para ver con claridad.
  • Párpados en posición asimétrica.

 

Causas de la caída de los párpados

La caída de los párpados es un proceso natural propio del envejecimiento. La piel de los párpados comienza a debilitarse a partir de los 30 años. Pero a esta causa se le suman otras como problemas musculares o la presencia de algún quiste que ejerce presión sobre la piel y acaba multiplicando este problema.

 

Motivos que llevan a una cirugía palpebral

Puedes someterte a una blefaroplastia en nuestro centro de Valencia cuando notes que tus párpados superiores impiden la apertura completa de los ojos, hay una alteración del campo visual o cuando los párpados inferiores acumulan grasa o exceso de piel que produce una sensación de pesadez.

Con esta intervención los ojos parecerán más jóvenes y tu mirada recuperará vitalidad. Si crees que sufres un problema de este tipo, nuestra recomendación es visitar a nuestro oftalmólogo en Valencia y que él te asesore.

Dentro de la oftalmología existe una especialidad denominada oculoplastia o cirugía plástica ocular, que es la encargada de tratar los problemas que afectan a los párpados, la vía lagrimal y la órbita.

 

Resultados esperados

El proceso en una blefaroplastia se realiza con anestesia local y sedación controlada por un anestesista. Es una operación de corta duración que únicamente requiere atención ambulante. La intervención es totalmente segura y el paciente puede volver a su vida habitual pasados unos días. El posoperatorio no implica ningún tipo de riesgo serio, aunque sí hay que seguir a rajatabla las indicaciones de los profesionales.

El resultado final es una imagen mucho más juvenil y mayor campo de visión, pues ya no hay exceso de piel que impida la apertura de los ojos. El proceso también se puede realizar sobre los párpados inferiores.

 

La cirugía palpebral no soluciona todos los problemas perioculares, como la ceja caída o las arrugas, pero sí puede ayudar a rejuvenecer la mirada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de interés: