Iradia El arte de la mirada

PIDE CITA

¿Por qué se caen los parpados?

Dra. Lucía Payá Serratosa

¿Por qué se caen los parpados?

La blefaroplastia hace referencia a la cirugía de párpados y a otros tratamientos no quirúrgicos que tienen como objetivo retirar el exceso de piel en esta zona de la cara y devolverla a su posición natural, además de obtener un aspecto más saludable y fresco.

Te explicamos por qué ocurre la caída de los párpados, para más adelante comentar distintos tratamientos para poner fin a este problema.

 

Párpados caídos

El párpado caído se puede producir por dos problemas muy diferentes entre sí: déficit en la fuerza del músculo encargado de elevar el párpado superior (ptosis palpebral), o bien por el exceso de piel que provoca flacidez (dermatochalasis). Es muy importante realizar un correcto diagnóstico, pues el tratamiento quirúrgico de una u otra afección es bien distinto.

Los párpados caídos envejecen el rostro. Este problema afecta tanto a la población joven como a la adulta y, si no se trata a tiempo, puede producir afecciones de mayor gravedad, como afectación del campo visual o cefaleas crónicas por una hiperfunción del músculo frontal.

 

¿Cuándo aparecen los párpados caídos?

Está bien hablar de aparición de la afección más que del momento en que comienzan a caerse los párpados porque existe un tipo de ptosis palpebral que es congénita. Muchos niños nacen ya con esta característica, que pasa a generar problemas visuales desde la infancia.

Los niños con esta patología no perciben la totalidad de los estímulos visuales y el párpado entorpece su visión. Si no se trata a tiempo, puede ocasionar problemas como visión borrosa, estrabismo, ojo vago y hasta tortícolis.

La otra variante es la ptosis palpebral adquirida, que es muy frecuente en personas con edad avanzada. Aquí se distinguen varios tipos: ptosis mecánicas, musculares y neurogénicas o neuromusculares.

 

¿Qué provoca la caída de los párpados?

Las causas que producen la caída de los párpados están vinculadas a la ptosis palpebral adquirida, y pueden ser mecánicas, musculares o neurogénicas.

Las mecánicas explican la dermatochalasia, el exceso de piel. Esto ocurre por la edad, el cansancio acumulado o la flacidez. También pueden aparecer algunas lesiones inflamatorias como los orzuelos, procesos de dermatitis o tumores en los párpados.

Se consideran causas musculares las asociadas a la caída del músculo elevador del párpado superior o patologías como la miastenia gravis que dificulta la función de los párpados.

Finalmente, están las causas neurogénicas, que suceden cuando aparecen daños en los nervios que activan los músculos elevadores.

 

¿Cómo solucionar la dermatochalasis?

La solución a los párpados caídos causada por la dermatochalasia pasa por la blefaroplastia. Este conjunto de técnicas, pues las hay quirúrgicas y no quirúrgicas, son también de gran utilidad para su uso en los párpados inferiores. En todos los casos ayudan a rejuvenecer la mirada y ofrecer un aspecto más saludable a la piel. Además, en situaciones de especial gravedad, cuando pasa de ser un problema estético a una afección visual, la intervención se vuelve más necesaria.

 

Blefaroplastia no quirúrgica

La blefaroplastia fuera del quirófano es un tratamiento ideal para personas que tienen un exceso de piel leve con arrugas finas. Por norma general, se suelen necesitar varias sesiones para conseguir buenos resultados y los efectos son menos duraderos a largo plazo.

Se puede llevar a cabo tanto en los párpados superiores como en los inferiores. En los párpados inferiores el resultado es un rejuvenecimiento de la mirada, mientras que en los superiores además del rejuvenecimiento de la mirada se evitan problemas futuros de visión o cefaleas.

Los tratamientos en este caso pasan por la aplicación de ácido hialurónico, toxina botulínica, sesiones con vitaminas, hilos tensores o láser erbio, entre otras.

Habrá que estudiar cada caso para indicar el tratamiento más adecuado.

 

Blefaroplastia quirúrgica

La blefaroplastia, entendida como cirugía de párpados, puede ser superior, inferior o completa, en función de la zona a tratar y las necesidades a cubrir. En los párpados superiores, se realiza una incisión en el pliegue natural del párpado para eliminar el tejido cutáneo sobrante. De esta manera, la cicatriz quedará oculta y será prácticamente imperceptible al cabo de los meses.

La blefaroplastia inferior consiste en eliminar las bolsas de grasa visibles. El párpado inferior tiene tres paquetes o bolsas grasas. Estas bolsas grasas están presentes desde que nacemos, pero se encuentran ocultas pues están contenidas por un tabique. Con el paso del tiempo el tabique que las contiene pierda fuerza y las bolsas se hernian hacia delante.

Cuando hablamos de blefaroplastia completa hacemos referencia al tratamiento en un mismo tiempo del párpado superior e inferior.

La blefaroplastia conforma un conjunto de tratamientos que tiene por objetivo evitar la caída de los párpados. En sus variantes, tanto la quirúrgica como la no quirúrgica, se muestra altamente efectiva y está recomendada para personas que pueden sufrir problemas visuales por esta incidencia o bien aquellas que van perdiendo vitalidad en su mirada y muestran un rostro más apagado.

Será necesario estudiar de manera individualizada cada uno de los casos para poder indicar el tratamiento más adecuado para nuestros pacientes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de interés: