Iradia El arte de la mirada
PIDE CITA

Piel de los párpados

Piel de párpado
Dra Paya Serratosa
Dra. Lucía Payá Serratosa

La piel de los párpados es una de las más finas y delicadas del organismo. Es hasta cinco veces más fina que la del resto del rostro y diez veces más que la del resto del cuerpo. Esto también explica que sea la primera parte del rostro que se va a ver afectada por el paso del tiempo, y por tanto el rejuvenecimiento de la mirada va a ser uno de los tratamientos más demandados.

Se conoce como blefaroplastia a la cirugía de párpados caídos, es decir, la intervención quirúrgica que tiene por objetivo levantar la piel de los párpados para devolverla a su posición natural. A su vez, se incluyen, dentro de este concepto, técnicas que no obligan a pasar por quirófano y persiguen la misma finalidad. La caída de párpados es un problema que excede a la cuestión estética, pues puede provocar importantes problemas visuales.

En Clínica Iradia somos expertos en estos tratamientos, por ello hoy te ofrecemos amplia información sobre el cuidado de la piel de los párpados, que va desde los tratamientos domiciliarios y la medicina estética hasta intervenciones quirúrgicas.

 

¿Qué importancia tienen los párpados para la mirada?

Los párpados son una estructura de protección y seguridad imprescindible para la función visual. Cuando se cierran arrastran los detritos que se forman en los ojos y al abrirse ayudan a extender la humedad (las lágrimas) sobre la superficie ocular. Además, el cierre de los párpados, que en ocasiones se produce de manera involuntaria, actúa como una barrera mecánica frente a ciertas lesiones y agresiones de agentes externos.

La piel de los párpados es extremadamente fina, solo tiene un grosor de 0,33 mm. Eso la convierte en muy vulnerable. Además, está poco protegida de manera natural, lo que provoca una rápida deshidratación. Las señales del paso de los años se muestran más rápidamente en esta zona del cuerpo.

En los párpados, las pestañas protegen a los ojos de los rayos UV y de los cuerpos extraños, y las glándulas sebáceas producen grasa que brinda estabilidad a la película lagrimal.

 

¿Cómo cuidar los párpados en casa?

Existen algunas prácticas diarias para cuidar la piel de los párpados.

Uno de ellos es la limpieza e higiene constantes. Es importante realizar una limpieza completa al menos una vez al día, y dos si acostumbras a maquillarte con frecuencia. La zona palpebral se puede limpiar con toallitas oftálmicas que eliminan impurezas, restos de maquillaje y costras presentes en la zona de los párpados. Con esta higiene continua se segrega más grasa y aumenta la calidad de la lágrima, actuando frente a la prevención de blefaritis.

La segunda recomendación es la hidratación constante. La piel de los párpados se deshidrata con mucha más facilidad, y un modo para evitarlo es bebiendo mucha agua y consumiendo alimentos como frutas y verduras, para que los niveles de hidratación sean suficientes. Además, es importante utilizar a diario un contorno de ojos. Teniendo en cuenta que la piel del párpado es muy delicada hay que aplicarlo a toquecitos con las yemas de los dedos. Existen múltiples contornos. En Clínica Iradia tras un diagnóstico personalizado nuestros profesionales le recomendaran el más adecuado para su edad, tipo de piel…

 

La tercera práctica para integrar en el día a día son los descansos visuales, especialmente para las personas que pasan muchas horas frente a una pantalla o con la vista fija en un punto concreto. De manera periódica, se pueden hacer descansos visuales de 30 segundos mirando a puntos lejanos o realizar paseos de uno o dos minutos, para alejar la mirada de ese foco.

Por último, si notas tus ojos secos en el día a día, ya sea por el uso de lentes de contacto, por pasar mucho tiempo frente al ordenador o por problemas visuales, puedes usar lágrimas artificiales que ayudarán a reducir esa sensación de sequedad y pesadez en los párpados.

 

Medicina estética para combatir la caída de párpados

Una segunda posibilidad para hacer frente a los problemas de blefaritis es acudir a la medicina estética. En este campo se pueden poner en marcha tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos, ambos de comprobada eficacia.

Decantarse por unos u otros va a depender de la gravedad del problema y las recomendaciones de los doctores. Las técnicas no quirúrgicas suelen ser menos invasivas y requieren menor tiempo de recuperación.

Con respecto a la blefaroplastia quirúrgica, podemos hablar de la blefaroplastia superior, la inferior o la completa. Es superior cuando el problema a tratar afecta a los párpados superiores. En este caso, la consecuencia puede ser un problema visual de mayor relevancia. Cuando es inferior, el objetivo que se persigue es recuperar una mirada más rejuvenecida, una cara con un aspecto más vital.

En Clínica Iradia ofrecemos tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos para poner freno al envejecimiento de los párpados. Nuestras técnicas de blefaroplastia son seguras y conseguirán revertir esa sensación de cansancio y pesadez en tu mirada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos de interés: